jueves, 25 de diciembre de 2014

Changuito Alegre

Changuito alegre,
de corazón guapo e ilusionado. 
Changuito que ayudas a changuitos.
Entre recreos te vas haciendo hombre.

Partes adornan tus manos 
que de temprano trabajan.
Changuito que vas y vienes,
un día te iras para no volver.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Verano



Un coyoyo verdugo del invierno 
hace vibrar mis recuerdos de infancia. 
El calor de noviembre ya trae las fragancias
de la humedad de cañizos y adobe.

Siestitas de pobres, 
entre tuscas y algarrobos
que se amichan con una viña orejana
para sombriar la resolana.

Riegue a balde doña María,
llene los tachos don Ramón, 
que un santo con Cristo se encontró. 
Solo queda enero, la chaya y otro año empezó.


El Escribidor

martes, 2 de diciembre de 2014

El Patio de Lola


De cochangasta vengo rodando

por el tajamar sin destino 
y no se que me ha topau 
en un patio frente al río 

Un árbol celoso desde afuera
la tapia está ladiando 
El no sabe que nadie
aí de entrar pechando

Y una lluvia fina 
la vergüenza me ha tapado 
y a la puerta este mosito 
se ha presentado. 

"Traigo vino de aminga 
dejenme pasar 
también traigo harina
bombo y caja para chayar... 

Cuatro son las cosas que traigo
pero solo tres me voy a llevar
la caja, el bombo
y un amorcito de carnaval" 

Permiso le'i pediu a unos changos
vaya a saber quienes 
Vengo a que Lola me bendiga
hasta el año que viene 

La tapia ladiada 
el patio esta achicando 
mietras un pujllay se está quemando 
parece que así la chaya se va terminando

No ai´ser señores. 
Mientras un Mercado recuerde a la Doña 
chayaremos por siempre 
en el patio de Lola.

El Escribidor

miércoles, 29 de enero de 2014

El Cantor Nuevo


Yo soy cantor nuevo de coplas y vidalas,
canto porque mi pobreza nunca fue cantada.
De chango las tristezas se me juntaban
 y tenia que pechar pa´ dentro la inspiración
nonata moría la copla, nonata moría la canción.

A mi tata nunca le alcanzau,
pa´ andar macaneando con cajas.
Y en las siestas tristes de Chayas,
 bajo el parral Él me aconsejaba:
No se ande trepando en alegrías ajenas.
Los pobres solo somos dueños de sudor y de penas.

Y acá me tienen señores,
Como cántaro que la lluvia ha llenau
Con una caja, en febrero y enharinau
 Vengo soltar mis pensamientos 
Que de maduros ya cuajan
Canto para los anonimos que no cantan,
Canto para los anónimos que no tienen caja.


El Escribidor

domingo, 3 de febrero de 2013

La desgracias de Mengucho

Las campanas de la iglesia del pueblo repicaron tres veces anunciando que alguien había muerto. Nos enteramos quien era cuando el peón de la casa llegó con la noticia. Strataba de Don Jeremías Nolasco Bazán, "Mengucho". Hacía más de cuatro décadas se había ido a Buenos Aires, después de haber sido sospechado del robo de un arado. Luego de demostrar su inocencia ante las autoridades, ofendido, decidió marcharse para no volver nunca más a Chuquis.

No se sabe como murió. Se comentaba que había sufrido un accidente de tránsito, pero no se conocían los pormenores. Algunos en el pueblo dicen que se desmayó en medio de una avenida y fue atropellado por un camión. Otras versiones afirman que cruzó la calle sin mirar, ante los que otros decían; - ¡No era tan pelotudo, llevaba más de cuarenta años viviendo en capital federal!.- 

Nadie sabía la verdad. Esperaban que llegaran sus hijos para que cuenten con detalles la desgracia. Solo se sabía que el accidente sucedió el Jueves, pero el Juez autorizó la entrega del cuerpo a sus familiares recién el sábado y que iba a ser trasladado desde Buenos Aires a Chuquis en Ambulancia. Lo iban a traer en avión, pero costaba más de veinte mil pesos que ni la obra social, ni el seguro cubría. 

El domingo amaneció nublado y en silencio. Solo se escuchan pájaros a lo lejos. Nadie encendió radios ni telivisores.

Una combi blanca entró lentamente al pueblo. 

Pedro Ceferino Bazán, hermano más chico del finado, fue el encargado de organizar el velorio. En plena madrugada abrió y limpió la casa abandonada de "Mengucho". Hizo ampliar el nicho familiar, carnió un ternero y encargó a las hermanas Salinas el rezo del novenario. 

Lo velaron a cajón cerrado hasta el lunes. La carroza fúnebre de una empresa privada de Aminga partió a paso de hombre camino al cementerio. La viuda, a quien pedro solo conocía por cartas y fotos, le habló en voz baja:
- Después digamé cuanto gastó para devolverle.
_ No se haga problema, ya está todo cubierto.
_ ¿Cómo? ¿Qué hizo?
_ Vendí ese arado de mierda.



El Escribidor

martes, 29 de enero de 2013

Una vez fuí niño

Cuando se fue tenía 4 años. Creo que hasta ese entonces fui un niño normal, o mejor dicho; hasta esa noche fui niño. 
Ya pasaron casi dos años que no la veo. Recuerdo todo como si hubiese pasado ayer...


Caminamos rápido. Voy casi colgado de su mano y corro cuando no alcanzo su paso. Presiento que algo va a pasar. Mientras tanto hago silencio y me limito a caminar a la par.

Nos acompaña un pariente lejano. Mis pensamientos fantasiosos no me dejan escuchar su diálogo. 

Llegamos a la estación de servicio del pueblo. Me compraron una bolsa de caramelos y ella me dijo:

_ Portate bien, no hagas renegar y comé toda la comida.

Me quedé perplejo. Creí haber comprendido lo que estaba por suceder. 

_ ¿Donde vamos? - Pregunté en tono triste y casi con ironía.

Veía que su cara no era la de siempre. Su mirada casi desorbitada, estaba fija en la nada.

_ Donde vamos? - Repliqué.

_ A ningún lado - Respondió.


Había otras personas esperando. Era de noche y hacía frío.
De repente llegó un omnibus. Puso balizas, frenó. No sé de qué escapaba. No entendía qué necesidad podía llevarla a abandonarme.  

Ella se agachó, me abrazó, me besó y se despidió llorando.

_ No!, no te vayas mamina...No te vayas por favor. Prometo decirte mamá, prometo ser bueno. No te vayas!.

Esa noche un monstruo de metal engulló su figurar y se la llevo.

Nunca más he vuelto a llorar como aquella vez. El pecho se me cerraba y casi no podía respirar. Las lagrimas, los mocos y la saliva dulce, erosionaron mi alma de niño para siempre.



El Escribidor

viernes, 17 de agosto de 2012

Naceré

Hola Mamá. Ha llegado el momento de separarnos. Tu obra ha finalizado. Solamente tu sabrás y en mi inconsciente quedará guardado este tiempo de Amor y Paz. Nos separaremos para ser dos.

Veré la luz y naceré por primera vez. Lo haré notar con mi llanto necesario, mi vulnerabilidad y mi dependencia. Naceré también cuando haga mio tu perfume, tu voz y cuando logre mirarte e identificarte. Naceré  cuando me aferre con mis manitos a tus dedos, sintamos que nos amamos y valoremos el tiempo que nos hemos esperado. 

Naceré cada noche cuando te necesite y te llame en la oscuridad de tu casa, que será mi hogar.
Naceré cuando logre pronunciar mi primer palabra, cuando pueda ponerme de pie y logre dar mis primeros pasos. Naceré en mi infancia, en mis preguntas y mis ocurrencias. Naceré cuando descubra la diferencia entre lo bueno y lo malo. Naceré cuando notes mi crecimiento y cuando percibas que hay algo tuyo en mi. Prometo ser yo mismas y confiar en ese ser que creaste en este tiempo.
Naceré cuando me convierta en una mujer y descubra el mundo en otras personas, cuando sea capaz de valorar y comprender.  Naceré cuando despierte sentimientos en esas otras personas, cuando me enamore, me conmueva y me haga vibrar el amor mutuo. Naceré en mi rebeldía, mis caprichos y desobediencias. Naceré en mi soledad no consentida, en mis frustraciones, cuando me decepcionen y aprenda que en mis sentimientos y posibilidades está el valor del tiempo, las personas y las cosas. 

Naceré en mi madurez y mi independencia. Naceré en mi esfuerzo y en mis propios logros. Naceré en mis pasiones y creaciones. Naceré en mi plenitud y decadencia.

Tu me veras nacer. Naceré para ti. 

Y cuando el tiempo nos separe nuevamente, cuando ya nada de ti quede acá...ese día, ese día tu nacerás en mi y te haré eterna.



El Escribidor