miércoles, 23 de mayo de 2012

Desde el Futuro

Escribo esto desde el futuro. No tengo certeza hace cuanto que estoy muerto, creo que hace más de cien años. Han resucitado mis recuerdos y pensamientos, y todos los días unos niños que se comportan como adultos, me entrevistan sobre cuestiones cotidianas de mi vida anterior. La única forma de comunicarme es a través de textos que se reproducen en pantallas del área de historia de la industria de conocimientos.

Mientras pueda voy a contarles como es La Rioja hoy.

El edificio donde funcionaba la UNLaR ahora es un centro de rehabilitación para personas adictas a drogas sintéticas. Las escuelas son edificios de reunión social y las Iglesias ya no existen, hace treinta años que fue demolida la última. La única que se mantiene en pie es la Catedral que se conserva como un museo.

Ya no existen géneros, ni preferencias sexuales.  No se distingue a simple vista lo que antiguamente se llamaba hombre y mujer. Los humanos se enamoran de humanos. Dos personas cualquiera pueden amarse, convivir y reproducirse. El genoma humano fue descifrado y es posible fecundar dos espermatozoides o dos óvulos. La antigua concepción todavía es posible y es una forma más de reproducción. Paradójicamente tener hijos demanda un largo trámite, porque la población del planeta es regulada desde que el ser humano puede vivir para siempre.
   
La economía mundial está basada en el intercambio de una moneda llamada gnosis. Se trata de conocimientos y habilidades que se comercializan como bienes de uso.  Esta forma de economía existe desde que la electricidad neuronal, causada por la sinapsis de la memoria y el pensamiento, se vinculó con la electrónica moderna. Hoy a los niños se les injertan unas prótesis formada por una especie de procesador y micromemoria. Gracias a esto pueden almacenar la capacidad de recordar 1024 gnobyte, el equivalente a la antigua capacidad de memoria humana elevada a millonésima potencia. Este artefacto se lo colocan en la zona occipital del cráneo y a través de una ranura se les instalan conocimientos científicos, filosóficos y habilidades mentales. Esta operación se les hace a los chicos cuando las preguntas infantiles comienzan a disminuir. Según parece la imaginación no es posible de transferir por este método. Es el misterio divino de la ciencia.

El conocimiento que se les instalan a los niños por primera vez, es un conocimiento base con el que construyen nuevos. Los niños son el motor de la industria del conocimiento. Ellos son los únicos capaces de construir nuevos conocimientos a partir de la imaginación que los adultos han perdido. Antiguos estudios han descubierto que luego de la infancia las capacidades del cerebro involucionan. La plenitud humana muere en la adolescencia.

Esas prótesis también hacen posible la intercomunicación entre cualquier humano ubicado en cualquier parte del mundo. Aparentemente es una comunicación en donde no usan palabras, sino la transmisión de sensaciones. El concepto de sociedad ya no está determinado por un espacio geográfico. Hay gente que vive en La Rioja, pero físicamente se encuentran en Europa.

Los libros son reliquias de una época que los actuales historiadores la denominan paleo-moderna. Las computadoras y los celulares son tecnologías extintas. Ya no hacen falta.


Ahí vienen otra vez, debo irme...


El Escribidor

  


1 comentario:

  1. mira...bah...leé

    http://www.taringa.net/posts/noticias/1196009/La-decadencia-de-la-bolita.html

    ResponderEliminar