jueves, 29 de enero de 2015

Amor Chuqueño

Fueron besos y caricias
las que me elevaron
entre cerros y montañas.
Su largo cabello negro
Su sonrisa y figura sencilla
Distrajeron las distancias de tiempo.

Una brisa sur temprana
me despertó soñando entre
higueras, nogales y membrillos
frutos que endulzaron el aire
y colorearon la luz
de aquel pueblo azul

Una acequia de piedra
Trajo mensajes de agua
Que hicieron fertiles mis semillas
Y nacieron miles de flores,
flores para Maria

Dia de Pago

Desde mañana, usted no trabaja mas en la viña grande. Vaya nomas...le doy el rastrojo chico como pago por los servicio prestados. Trabajelo, plante sus propias viñas y crie sus animales.

Patrón, ya no tengo fuerzas para parir lo mio. Mi piel se ha hecho pasa y mi juventud quedó atada con los sarmientos de su viñedo. En los surcos que hoy tapan, estan mis fuerzas. Usted no me da nada, esta arrancando de mi cuerpo las venas por donde corre la sabia mágica que dio sentido a mi vida.

Deje nomas. Esperare la muerte sentado en mi rancho. Y cuando ese dia llegue, envuelvan mi cabeza con los mismos trapos que me cubrieron del sol, y pongan en mi pecho la tijera en forma de cruz para que los dioses de la vid se apiaden de mi alma. Y cuando ya sea polvo, dejen mis cenizas en una gamela y usenlas como abono en las viñas para que me perdonen tantos flagelos. Ellas ya bebieron mi sudor, ahora esperan deborar mi cuerpo.
Yo se que se apiadaran y me haran volver en vino para encarnar en el silencio de algún peon.